¿Te cansa ser resiliente?

El significado de resiliencia, según la definición de la Real academia de la lengua (RAE) es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, pero los psicólogos añaden algo más al concepto de resiliencia: no sólo gracias a ella somos capaces de afrontar las crisis, sino que también podemos salir fortalecidos de ellas.

Ser resiliente significa ser capaz de superar los obstáculos o dificultades encontrados sin que afecten de una manera inadecuada a nuestra vida.

A ser resiliente se aprende en un proceso que requiere de tiempo y esfuerzo por parte de la persona.

Para las personas resilientes no existe una vida dura, sino situaciones, que aunque difíciles, representan una forma de aprender y crecer.

La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta manera, las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

Y no se trata de simple terminológica, sino de una manera diferente y más optimista de ver el mundo, ya que son conscientes de que después de la tormenta siempre llega la calma.

De hecho, estas personas a menudo sorprenden por su buen humor y nos hacen preguntarnos cómo es posible que, después de todo lo que han pasado, puedan afrontar la vida con una sonrisa en los labios. Con la que esta cayendo…

La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un “buen carácter”. La resiliencia es algo que todos  podemos desarrollar a lo largo de la vida.

De hecho, las personas resilientes no nacen, se hacen, lo cual significa que han tenido que luchar contra situaciones adversas o que han probado varias veces el sabor del fracaso y no se han dado por vencidas. Al encontrarse al borde del abismo, han dado lo mejor de sí y han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentarse a los diferentes retos de la vida.

La resiliencia no cura el dolor o el sufrimiento, pero coloca a la persona en otra perspectiva.

¿Ser responsable equivale a ser resiliente? Me cansa ser responsable y ver a diario, en la situación que nos encontramos, a tanto irresponsable. Me cansa que nos pidan responsabilidad a la mayoría de la gente y no se tomen medidas serias, de una vez, con toda esa gente.

Y nos pidan que seamos resilientes… que asumamos las situaciones límite, nos coloca en otra perspectiva, incluso nos hace dudar de quién son los normales. Asumo la resiliencia, soy resiliente, pero también me canso de serlo.

Un abrazo amigos resilientes.

Jose Antonio Veiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s