Mediador, ¿has hecho tu DAFO?

¿Sabes qué es un análisis DAFO? ¿O cómo elaborar un DAFO, personal o profesional, puede ayudarte a impulsar tu vida como mediador profesional?

En este post (un poco más largo de lo norma) intentaré dar unas pautas que a mí me han ayudado mucho tanto personal como profesionalmente; para que nuestra vida (personal y como mediador) no parezca un barco a la deriva.

El DAFO es una herramienta que nos va a servirá para detectar cuáles son nuestros puntos fuertes y en qué aspectos tendremos que mejorar, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Además, una vez que hayamos hecho nuestro DAFO nos resultará mucho más fácil tomar decisiones en un futuro.

El DAFO es una herramienta de análisis, que habitualmente se utiliza a nivel profesional para evaluar los factores que influyen en un determinado proyecto, ya sean propios o ajenos, para así poder crear un plan estratégico que ayude a mejorar el proyecto en sí.

Desde hace unos años esta herramienta se viene utilizando también para el análisis y evaluación a nivel personal, en muchos aspectos de la vida cotidiana… ¿Te has planteado usarla como herramienta de mediación?

El DAFO personal es una de las herramientas más efectivas a la hora de analizar y evaluar la situación en la que nos encontramos para poder marcar unas pautas y directrices que nos permitan cambiar lo necesario para conseguir nuestras metas en el futuro; incluso para resolver conflictos.

En un DAFO se evalúan cuatro factores:

  • Debilidades
  • Amenazas
  • Fortalezas
  • Oportunidades

Dos de estos factores, las fortalezas y debilidades, nos permiten evaluar el plano interior, aquello que depende única y exclusivamente de ti, y los otros dos factores, oportunidades y amenazas, facilitarán el análisis del plano externo, el entorno en el que te encuentras.

La utilidad que tiene el análisis DAFO, tanto a nivel empresarial como personal, es siempre la misma: es una autoevaluación de nosotros mismos y de las circunstancias de nuestro entorno.

Si tienes intención de avanzar profesionalmente como mediador, sin duda, el DAFO personal te ayudará reconocer los aspectos en los que destacas, y que además deberías potenciar para diferenciarte del resto de mediadores profesionales, así como aquello en lo que tienes que mejorar.

Pero, tal y como hemos comentado, el DAFO no se limita a tus fortalezas y debilidades, sino que te ayudará a obtener una visión global del entorno en el que quieres desarrollar tu estrategia.

En el momento que hayas elaborado tu DAFO personal tendrás claro tus objetivos, metas y qué factores de tu entorno o de tu vida personal te pueden ayudar o perjudicar.

¿Cómo haríamos nuestro DAFO?

A la hora de hacer nuestro DAFO deberíamos poner nuestro sentido autocrítico en funcionamiento (el autoexigente que todos tenemos) y sincerarnos con nosotros mismos a la hora de responder (no te mientas a ti mismo).

Para que hagamos nuestro DAFO tendríamos que analizar cuatro factores, dos internos y otros dos externos.

Los factores internos solo dependen de nosotros mismos y somos los únicos afectados por ellos:

  • Fortalezas: deberemos analizar y detectar cuáles son nuestros puntos fuertes, donde nos consideramos diferentes al resto de mediadores, en qué técnica, en que aspecto personal o profesional nos sentimos más seguros, aquellas cosas donde realmente destacamos y nos diferenciamos del resto de mediadores. Encontramos nuestras habilidades, conocimientos, aptitudes, etc. Si tuviéramos que «vendernos o buscar un trabajo», que cualidades resaltaríamos.
  • Debilidades: en este apartado tendríamos que anotar todo aquello que creemos nos pone en desventaja, aquellas carencias, hándicaps, etc. Resumiendo, todo aquello que pueda ser nuestro talón de Aquiles a ahora de conseguir nuestras metas. ¿En qué aspectos consideramos que fallamos?

Los factores externos son aquellos que no dependen de nosotros y que no solo nos afectan a nosotros, sino también al resto de personas:

  • Oportunidades: son aquellas situaciones que nos benefician. Es decir, qué aspectos de nuestro entorno pueden ayudarnos a conseguir nuestras metas. Mira a nuestro entorno y enumeramos lo positivo que encontramos, que pueda ayudarnos triunfar como mediador.
  • Debilidades: son aquellas situaciones que nos perjudican. Es decir, qué factores de nuestro entorno van a suponer un obstáculo para lograr nuestros objetivos. ¿Qué creo que existe en nuestro entorno que no nos va a dejar triunfar?

Antes de empezar a hacer nuestro DAFO, debemos tener muy claro cuáles son nuestras metas y objetivos para los próximos años.

¿Cuáles son nuestras fortalezas como persona y cómo mediadores?

Las fortalezas del análisis DAFO son la parte positiva de los factores internos, es decir, de aquellos factores que solo dependen de nosotros. Para detectar estas fortalezas podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿En qué somos realmente bueno?
  • ¿En qué destacamos con respecto a los demás?
  • ¿Qué actividades son las que más nos apasionan?

Haremos un listado con todas nuestras fortalezas. Cuántas más acumulemos, más fuerte seremos y más probabilidades de llegar a la meta que nos hemos marcado tendremos.

Pongamos el ejemplo de Andrés, que actualmente trabaja en un despacho de abogados y que quiere reinventarse y establecerse como mediador.

Podríamos enumerar las siguientes fortalezas de Andrés:

  • Tiene un colchón económico que le puede permitir un periodo para formarse en la mediación.
  • Ya tiene despacho propio.
  • Es un gran comunicador.
  • Tiene una actitud positiva y proactiva.
  • Tiene una gran motivación.

¿Cuáles son nuestras debilidades?

Ya hemos anotado nuestras fortalezas, pero ahora toca ponernos en el otro lado de la moneda. Tenemos que ser autocríticos y detectar nuestras debilidades. Las debilidades del análisis DAFO son la parte negativa de los factores internos. Para facilitar la búsqueda de tus debilidades podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que se nos da realmente mal?
  • ¿Qué es lo que deberíamos mejorar si queremos conseguir nuestro objetivo?
  • ¿Qué características son las que más me alejan de nuestras metas?

Hagamos un listado de todas aquellas debilidades que supongan una desventaja para lograr nuestras metas. Cuantas más debilidades detectemos más dificultades tendremos para conseguir llegar a buen puerto. El objetivo de detectar nuestras debilidades es crear un plan de mejora que nos permita ir eliminándolas de nuestro DAFO.

Siguiendo con el mismo ejemplo que antes, las debilidades de Andrés podrían ser las siguientes:

  • No domina las nuevas tecnologías.
  • Vive alejado de las grandes ciudades.
  • Es muy desordenado.

¿Cuáles son nuestras oportunidades?

Las oportunidades de nuestro DAFO son la parte positiva de los factores externos, es decir, de aquellos factores que no dependan de nosotros y que afecten a todo el mundo. Aunque las oportunidades son factores positivos que podemos pensar que han caído del cielo debemos tener en cuenta que estas oportunidades también benefician al resto de personas, que las podríamos clasificar como nuestra competencia.

Andrés deberá tener en cuenta en su estrategia las siguientes oportunidades:

  • Sector con elevada demanda de profesionales y con previsión de crecimiento en el futuro.
  • Posibilidad de trabajar en remoto (online).
  • Gran oferta de cursos online para formarse.

¿Cuáles son las amenazas?

Las amenazas de nuestro DAFO son la parte negativa de los factores externos, es decir, de aquellos factores que no dependen de nosotros y que afectan a todo el mundo. Tal y como hemos dicho, tanto las oportunidades como las amenazas afectan a todo el mundo, por lo que si tenemos el viento en contra significará que todo el mundo lo tendrá.

Estas son las amenazas que obstaculizan que Andrés consiga su objetivo:

  • Actualmente estamos en una situación de crisis económica.
  • Desconocimiento de la mediación por parte de la ciudadanía.
  • Cada vez es mayor la oferta de mediadores profesionales.

Independientemente de qué aspecto de nuestra vida evaluemos (estudios, trabajo o vida personal), este puede ser analizado con un DAFO. Recordemos que este tipo de análisis no es exclusivo del ámbito profesional. Podemos utilizarlo para cualquier meta u objetivo que nos hayamos marcado.

Una vez que hemos hecho nuestro DAFO hay que dar un paso más, en un segundo post, para que este no sea muy largo y tedioso, hablaremos sobre el siguiente paso.

¿Te animas a realizar nuestro DAFO?

Muchas gracias

Un saludo

José Antonio Veiga

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s