Las empresas desconocen que la mediación reduce sus conflictos y las hace más productivas

José Antonio Veiga, mediador y organizador Jornadas de Mediación en Palencia:
“Las empresas desconocen que la mediación reduce sus conflictos y las hace más productivas”
MADRID, 24 de NOVIEMBRE de 2014 – LAWYERPRESS / @LuisjaSanchez

Reconoce que lo que más admira de este tipo de encuentros de profesionales de la mediación es que los asistentes vienen a hablar y a discutir de mediación. “Es un foro único de reflexión y de punto de encuentro y de sobre todo de saber que los problemas que tenemos aquellos que nos dedicamos a la mediación son comunes”, comenta José Antonio Veiga, experto mediador y director académico del título propio Experto en Mediación familiar, civil y mercantil de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, de Valladolid, organizador de estas Jornadas celebradas este fin de semana en Palencia que bajo el titulo “ Ha pasado un año, Y ahora ¿ qué?” han congregado a abogados, psicólogos, graduados sociales, docentes, todos ellos profesionales que ejercen la mediación de toda España. Con él hemos compartido este fin de semana y agradecemos su invitación para que este periodista haya podido explicar a estos profesionales, emprendedores jurídicos todos ellos, el papel de los medios de comunicación en la mediación. Con Veiga hemos pasado revista a este año de la mediación en la que hay muchos interlocutores que dicen que median y pocas mediaciones. “El reto es poder introducir la mediación en la empresa desde la empresa familiar. Las empresas que utilizan la mediación reducen los conflictos y son más productivas que sus rivales”, comenta.

En Primera persona

“Queremos que estas Jornadas sean un referente para el profesional de la mediación. Siempre las dejamos al final de año para hacer balance de lo que ha sido cada uno de ellos. En esta oportunidad con el lema “Y después de un año más que”, hemos pretendido ahondar en la situación de la mediación, aprobado su Reglamento hace casi un año. Nuestra vocación es que todos los años exista este foro en Castilla-León.

En la primera jornada, celebrada el pasado año, hablamos de la mediación como profesión o actividad profesional y ahí nos dimos cuenta que pese a nuestros deseos de momento es una actividad profesional. En esta oportunidad la idea es ver qué vamos a hacer tras este año. Es evidente que si la administración no nos ayuda es porque no pueden. Mi mensaje en la apertura de las jornadas era sacar la mediación de los despachos y dejar de hablar de lo mismo siempre.

Hace ya muchos años que trabajo en mediación compaginándolo con mi actividad de docente. Soy Licenciado en Psicopedagogía por la Universidad Pontificia de Salamanca y desde hace unos años Director Master Mediación Familiar en la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid. Me introduje en este mundo al ver que muchas parejas separadas podrían mejorar su situación desde esta perspectiva.

Hay que reconocer que trabajar como mediador es una actividad que engancha a quien la práctica. No hay nada más gratificante que dos partes te den las gracias por haber reducido el conflicto y encontrado una solución. El gran poder del mediador es de su palabra”.

Sr. Veiga, ¿No cree que el Ministerio de Justicia tiene contraída una deuda moral con los mediadores, impulsores de la mediación hace muchos años, incluso antes que existiera cualquier legislación?

Es posible que debiera haber apostado más por nosotros, los mediadores. La verdad que la puesta en marcha tanto de la Ley hace dos años como el propio Reglamento ,te puede haber gustado más o menos pero era una necesidad para nuestra actividad. Sin embargo, si he echado de menos que apostará por nosotros y nos ayudase a difundir la mediación.

Campañas institucionales existen, las de tráfico para prevenir accidentes son muy conocidas.

Son efectivas y llegan a la opinión pública. Cuando la Comunidad de Castilla-León aprobó la ley de mediación regional hizo una campaña que ayudó a la difusión. Es la lluvia fina que nos ha faltado a nivel nacional para llegar a muchos sitios.

Si los ciudadanos hubiesen visto el respaldo del Ministerio de Justicia en una campaña divulgativa quizá estaríamos en otra situación diferente de la actual.

El lema de las jornadas es “Y un año más, ahora que… ¿Le sorprende la gran profusión de mediadores e instituciones de mediación que existen en estos momentos?

Lo esperaba si le soy sincero. Creo que uno de los fallos del Reglamento se encuentra en la formación del mediador. Se ha dejado muy abierto y se deja que entren en esta actividad entidades que no se dedican a esto.

Se debía haber dejado donde estaba en Universidades y Colegios Profesionales además de Escuelas de Negocio y solo abrir la mano a otras instituciones con prestigio y con cursos homologados. Es el caso de los cursos online de dudosa calidad sin duda.

Es curioso, un Registro de Mediadores e Instituciones voluntario pero en el que si no apareces no legitimas ante terceros tu existencia como profesional.

Creo que es un error su voluntariedad. Tendría que ser obligatorio y con mayor importancia que la que tiene.

El fenómeno de la mediación tiene unas raíces fuertes ancladas en los asuntos de familia, ¿Esto es bueno o malo para el futuro de la mediación?

Tengo mis dudas al respecto. No podemos olvidar que en estos momentos el 80 por ciento de las mediaciones que se hacen en España son familiares. Se conoce más la mediación familiar y es aún una asignatura pendiente la mediación en los ámbitos civil y mercantil

Hay que darse cuenta el poco conocimiento que tiene la mediación en nuestro país. Los pocos que lo conocen lo identifican con un tema de familia. Muchas de las leyes autonómicas que se aprobaron antes de la Ley Civil y Mercantil también regulaban la mediación familiar en muchas CCAA.

Da la sensación que el reto de la mediación es entrar en la empresa.

Sin lugar a dudas, la mediación mercantil que llegue a las empresas, quizás a través de la empresa familiar, pilar de la economía española. Y en este ámbito crear los protocolos adecuados para cuaje como actividad. Muchos de los conflictos que se genera en ese entorno son perfectamente mediables.

¿Qué debe hacerse para convencer a una empresa familiar que acuda a mediación?

Le puedo comentar lo que hemos hecho en algunas mediaciones de este tipo. Lo primero que se debe hacer es hablar con el patriarca de la empresa; se trata de conocer la situación y ver que alternativas existen. Se trata de convencerle, no tanto del coste económico sino del emocional del conflicto.

Se trata que las empresas se den cuenta que si reducen los conflictos van a poder producir más porque la capacidad de sus trabajadores va a ser superior a si trabajan en un entorno con crisis, podemos ir entrando como solución.

De hecho mi apuesta es aún más atrevida, si ya existen los departamentos de RRHH o Relaciones Laborales también se puede crear otro de Resolución de Conflictos. Se trata que las propias empresas ayudarán a sus trabajadores a liberarse de esa carga psicológica que generan los propios conflictos.

¿Es bueno que el mediador se especialice en cada ámbito de actuación?

La formación de origen es similar pero luego el mediador se especializa en función de los itinerarios formativos que adquiera a medio plazo. Al final nadie duda que con esa especialización conoces matices importantes en esa actividad profesional.

Eso da más seguridad a las partes que ven que ese profesional también conoce su ámbito de actuación además del aspecto psicológico del asunto. En el último seminario de mediación para Arquitectos que he impartido ellos valoran mucho que conozcas su actividad.

Y sobre la mediación colaborativa, actividad que convierte al mediador en una parte activa del proceso ¿como la valora usted?

Si, es una buena alternativa a lo tradicional. Creo que mi manera de mediar se entiende desde esta perspectiva. El mediador es una de las tres partes del proceso y debe tener una actitud más proactiva que escuchar. Aunque el conflicto sea suyo de alguna manera también lo haces tuyo. Para ayudarles tienes que implicarte con ellos y colaborar más estrechamente. Y que vean que el mediador entiende la situación en la que están.

¿Qué nichos de mercado emergentes se vislumbran para la mediación?

Hay campos muy emergentes como en la administración de fincas; también la mediación vecinal y comunitaria va a experimentar un amplio crecimiento en nuestro país. Y sobre la empresa lo que le vengo comentado, la empresa familiar, especialmente, como otro de los grandes campos donde se puede aplicar esta fórmula alternativa de resolución de conflictos.

Mención especial la mediación escolar, creo que sería muy interesante introducir a nivel transversal esta disciplina en los centros educativos. De esa manera cuando estos niños se convirtieran en adultos y se enfrentasen a nuestra sociedad ya tendrían una manera aprendida de resolver los conflictos.

Colegas suyos hablan de la fuerza de la abogacía en el desarrollo de la mediación. Da la sensación que ya no se oponen tanto y ya lo ven como un servicio que dan a su cliente.

Tiene mucha fuerza y eso nadie lo discute. Pero tienen que darse cuenta que los mediadores no les quitamos nada. Yo no soy abogado y muchos de mis compañeros tampoco lo son. En las mediaciones la figura de la comediación cada vez es más habitual. El abogado, que conoce la parte jurídica, con el otro mediador que conoce mejor el conflicto emocional.

Es bueno acercarnos a los abogados, que vean lo que hacemos de cara a buscar una colaboración entre ambos colectivos. Creo que en el momento que conocen la mediación cambia mucho su actitud hacia ella.

En estas jornadas han sido autocríticos y han analizado porque no llegan mediaciones como se esperaba…

Tenemos que serlo es el problema principal que tenemos los que trabajamos en mediación. Desde esta perspectiva sabemos que tenemos que impulsar acciones comunes para que se conozca realmente lo que es la mediación.

Es fundamental esa unidad de acción visto que las instituciones públicas por muchos motivos no nos van a ayudar en lo que es la promoción de la mediación.

Necesitamos un referente, un portal o una institución que nos sirva de referencia en nuestra actividad. Que nos dirija y nos marque unas pautas mientras las Universidades deciden si la mediación se va a convertir en un grado, o mejor dicho la resolución de conflictos, desde donde podríamos hacer muchas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s