Existe y se hacen mediaciones fuera de las intrajudiciales, aunque no lo parezca.

Imagen

Se ha escrito mucho sobre la mediación intrajudicial, incluso hay quien ve en las leyes solo apoyos a las mediaciones intrajudiciales, y no les falta algo de razón, pero también existen mediaciones fuera de los juzgados, de “imposiciones” por parte de un juez para acudir a sesión informativa, de abogados que una vez en sala han decidido solicitar mediación porque no van a sacar en el juicio lo que tienen previsto o han comentado con su cliente, sobre todo en casos mercantiles.

Abogados que han aconsejado a sus clientes acudir a mediación porque saben que la otra parte no va acudir y así se llevan un acta de mediación donde se plasma que de “buena fe ” han ido a la sesión, y lo presentan ante el señor juez.

Si todo lo escrito anteriormente es real, me consta que lo es,  y empieza a ocurrir con asiduidad deberíamos plantearnos que estamos haciendo con la Mediación.

No es más fácil antes de ir a un juzgado, antes de presentar nada en los mismos, aconsejar que empiecen un proceso de mediación, y luego si no han conseguido un acuerdo en mediación ya están los juzgados, o si hay que ratificar judicialmente el acuerdo de mediación llevarlo al los juzgados, pero demos previamente la opción de tener procesos previos y complementarios a un juzgado.

Y no quiero que nadie se sienta atacado, solo que reflexionemos sobre ello, y claro que deben existir personas que no apuesten por la mediación, personas que este método alternativo le parezca “un jardín de amapolas en el conflicto”, o que damos “mantequilla a los conflictos” como me han manifestado algunas veces y apuesten por la via judicial. Pero den una oportunidad a la mediación.  No la “ahoguen” sin conocerla. En cuantos cursos de abogados he oído que “no pensábamos que mediar era esto,…” o” nosotros creíamos que mediamos siempre,… “, sabéis lo bueno de ello, que estas personas han decidido formarse en mediación y luego la aplicaran o no, pero hablaran con conocimiento de causa.

Los que tenemos la suerte de hacer mediaciones fuera de las judiciales nos damos cuenta que esas sí que tienen voluntariedad, a ellas viene gente que desea de verdad llegar a un acuerdo. Que no tienen las tensiones de un juzgado, que las salas son diferentes, que el ambiente es más relajado, y que los acuerdos son menos recurribles, porque son de las partes, sin venir indirectamente condicionados por terceras personas, sin ser enviados por nadie a mediación.

Y no por ello, los mediadores van a quitar “pastel” a otros profesionales, podemos complementarnos, podemos colaborar, podemos dar aire fresco a lo aprendido en las Universidades. Nos guste o no la mediación ha venido para quedarse.

Perdón a los que se hayan sentido mal, pero deseaba reflexionar en voz alta, una realidad que es palpable y cada vez, por desgracia para la mediación, se escucha más.

SI a la mediación intrajudicial, pero la de verdad. La que sean dos profesionales de diferentes ámbitos los que intervengan. La que las partes acudan de verdad voluntariamente , no “aconsejadas” por jueces o abogados.

Y enhorabuena a los colegios de abogados por ser los que más se están moviendo en este campo, y despertar a los demás colegios: psicólogos, trabajadores sociales, graduados sociales,…

Gracias por leer, por esos minutos de tu tiempo.

Mediador para mediadores.

Nace o se hace

Ya el propio título del post invita a pensar que algo no va bien…Los mediadores necesitamos un mediador para llegar a un fin común: que la mediación prospere, que la conozca la gente, que verdaderamente hagamos llegar lo que es mediación…

Hablamos y hablamos y cada uno tiene una opinión diferente, pero detrás de esas opiniones están las necesidades de cada uno así como los intereses reales y los ocultos.

Lo que me parece desconcertante es que cada uno en vez de dar su opinión que todas son muy respetables lo único que hacemos es tirar por los suelos las opiniones de los demás, no generamos opciones, pero las de los demás no valen. Eso mismo que observamos en casos de mediación donde solo uno da soluciones y el otro esta de observador destructivo, así somos nosotros. Criticamos, que es gratis, no SUMAMOS,sino que RESTAMOS, eso que no queremos en el proceso de mediación, eso mismo lo hacen algunos llamados mediadores.

Empezamos a discrepar entre mediaciones intrajudiciales y extrajudiciales o privadas, luego que unos colectivos son mejores que otros para mediar, que si los ilustres, que si psicólogos, que si jurídicos, hasta incluso economista, arquitectos, ingenieros, notarios,… Y un sin fin de profesiones que desean formarse en mediación, y a las que ponemos pegas y decimos que no vemos mediando… Y yo me pregunto, ¿es que hay alguna profesión más importante que otra para poder mediar? Claro están los que piensan que esto los que mejor lo hacen son los de rama jurídica porque ellos dominan las leyes, otros que en el aspecto psicosocial los psicólogos y compañía se mueven como pez en el agua… Pero no hemos quedado que hay que DESAPRENDER para volver APRENDER, y que el mediador no ASESORA, que no ACONSEJA, que no DIRIJE, que no CONDICIONA, que controla el PROCESO; que el mediador hace el traje de la mediación a la medida de las partes.

Hay mediadores que se forman simplemente por el famoso “y si…” (y si viene mal dadas algo tengo…) o por el no menos conocido “por si acaso…”, incluso lo primero que les interesa es cuanto se va a ganar en esto… Y una vez han sacado sus cuentas con retenciones fiscales incluidas, prefieren seguir con su profesión original y dejar esta nueva actividad que no les va hacer aumentar su saldo bancario.
Claro que si encima les dices que en algunos lugares las intrajudiciales no se cobran…cambian de color y es cuando empiezan a opinar pero solo de que eso es una vergüenza (que lo es).

Y claro en muchos foros de debate, un muchas redes sociales, se enfrentan en discusiones absurdas sobre si uno lo hace mejor que otro, o si esta teoría es más efectiva que esta otra…

Que si esta ley ayuda solo a las intrajudiciales, que si beneficia a los notarios, que si las horas de formación no son las adecuadas,… Ya sabemos que no es la mejor ley ni el mejor desarrollo reglamentario, pero no creemos que deberíamos pensar en como llegar a la ciudadanía y que nos conozcan porque por mucho que debatamos que nos formemos, que seamos unos increíbles mediadores, si la gente NO DEMANDA el servicio de mediación ¿para qué nos sirve? Y no toda la culpa la tiene la administración, que parte tiene, nosotros estamos muy bien escribiendo ideas y post sobre mediación sin movernos sin seguir llamando a las puertas de la sociedad, esas puertas que se cierran cada vez mas pero que como siempre he defendido, cuando una puerta se cierra será la última antes de que otra se abra…

La mediación solo será demandada cuando el ciudadano la conozca, la necesite, la pruebe y vea sus beneficios. A pesar de todo yo APUESTO POR LA MEDIACIÓN Y QUIERO SER MEDIADOR. Por favor los que no se vean en la mediación que abandonen este barco y sin poner trabas dejen avanzar  a los demás. No todo el mundo vale para ser mediador. 

Gracias y perdón si alguno se ha sentido aludido.
José Antonio Veiga