Papá: ¿por qué eres mediador?

Imagen

Me ha venido a la mente la famosa frase de una campaña publicitaria colchonera: “Papá. ¿por qué somos del Atleti?,” Y con el síndrome de la mediación que me ha picado rápidamente he cambiado la pregunta que me hizo mi hija: “Papá, ¿por qué eres mediador?”

Me parecía que a los seguidores de este blog, la respuesta no les interesaría demasiado e incluso podría parecerles una frivolidad por mi parte.

Pero he pensado que esto de la mediación es uno de los grandes fenómenos sociales de nuestro tiempo, un fenómeno que está de moda , que no mueve pasiones ni dinero pero altera la vida de las personas que entran a conocer de qué va esto. Personas de cualquier ámbito personal y profesional.

¿Por qué me había de avergonzar yo de escribir de mediación? siendo, como soy y me siento mediador ¡y desde hace tiempo!, cuando todavía casi no había leyes autonómicas y mucho menos nacionales. Era una verdadera filosofía de vida. Era algo que vivías día a día en tu entorno social, más que en el despacho, cuando aún no se había convertido en una moda, cuando aún no había tantos “intrusos” que han visto en la mediación una posibilidad de negocio, que ilusos….  Como puedes elegir una “profesión ” donde todo es negativo, todo lo que te llega son conflictos, problemas, sentimientos rotos, corazones destrozados… Con este “defecto” vivo y siento decir que ya no tiene remedio.

Mi “afición”, más bien serena, se mantiene inalterable, se va puliendo poco a poco, va mejorando. Si me apuran, ha ido a más con los años. Todo empezó un día donde llegué a casa de una charla donde habían hablado de mediación y me senté y pensé, ¿Qué bien suena es, podría yo aportar algo?. Y la respuesta en mi cabeza fue: “No tienes bastante con tus alumnos, no te dan ya bastantes conflictos, que te llevas a casa que quieres más…”, pero ese día me había picado el síndrome de la mediación y ya no me ha dejado… Ni quiero que me abandone.

Cuantas veces delante de mi espejo he mirado y a la persona que sale en él, le he realizado esa misma pregunta y su respuesta siempre es la misma: “Lucha por tus sueños y quita todas las piedras del camino, hazte mediador”.

Y eso hago, luchar por mis sueños de mediador, no sé si tengo todas las cualidades para ser mediador, pero luchare por ellas. Porque debo responder a mi hija: “Soy mediador, porque quiero enseñarte a resolver los conflictos que la vida te ponga por delante”.

Perdón por un post personal, pero quería compartirlo con vosotros.

GRACIAS.

José A. Veiga 

Para ser feliz, ¿basta con decidirlo?

felicidad 2

Como un caballo detrás de una zanahoria, todos corremos buscando una felicidad perfecta, casi imposible de alcanzar.. ¿Elegimos ser felices? Quizás haya que empezar ajustando nuestro concepto de felicidad, para darnos cuenta de que no es solo algo que les ocurre a los demás.

Estamos en una época que vivimos como inestable y en crisis. Si nos damos una vuelta por los escaparates o estanterías de las librerías, comprobamos que han proliferado los libros del bienestar, de autoayuda, de enseñarnos con recetas y consejos a ser felices…

Felicidad del tipo hedonista o budista, sinónimo de alegría corporal o de paz espiritual, felicidad austera para los amantes de la frugalidad o amantes de la cualidad de ser austeros, prudentes o contagiosa para los partidarios del pensamiento positivo… ¿qué felicidad quieres?

Aunque es evidente que no existen recetas mágicas ni trucos infalibles, los psicólogos están de acuerdo en que la experiencia de la felicidad depende, en gran parte, de nosotros mismos, de la manera en que gestionamos nuestras emociones y enfocamos la realidad.

La felicidad no es ausencia de dolor. En los libros de autoayuda lo que nos venden es eliminar completamente el sufrimiento de nuestras vidas, por no hablar de los anuncios, en los que parece que la felicidad es estar todo el día riendo… Si buscamos esa felicidad no la vamos a encontrar nunca. Porque, de hecho, el sufrimiento esta siempre presente en nuestra vida, habrá momentos que suframos más o menos pero siempre tenemos algo de sufrimiento. El sufrimiento está dentro de la felicidad.

Creo, y es mi opinión, que la diferencia entre las personas felices y las que no lo son, reside en que estás últimas el sufrimiento invade toda su vida, mientras que las felices lo ponen en una pequeña mochila y siguen mirando hacia delante.

Correr detrás de la idea de una felicidad perfecta y sin fisuras en la que nada malo nos pueda pasar es en sí mismo fuente de insatisfacción. Si dejamos que el sufrimiento se convierta en el centro de nuestra vida, repercutirá en todo lo demás..

Apostar por la felicidad no es luchar por evitar cualquier cosa que nos pueda hacer sufrir, sino, sencillamente, no convertirnos en esclavos de nuestro sufrimiento. Ser capaces de cambiar el foco de atención para no centrarnos en lo que nos duele. Si nos focalizamos en los negativo descuidaremos lo positivo.

La vida es tan compleja que nunca sabremos si lo que nos pasa va a ser para bien o para mal. El apego a las cosas, como si fueran inmutables es una de las grandes fuentes de sufrimiento.

Hay que cambiar la capacidad de dudar, no aferrarnos a nuestras creencias sin más y estar abiertos a nuevas perspectivas.

Aunque resulte paradójico, es en los momentos de dificultad cuando más necesitamos saber reconocer lo que nos proporciona felicidad. Porque ser capaces de no renunciar a  los momentos de alegría es la piedra de toque para superar la adversidad.

¿Has decidido ser feliz? Lucha por ello. No tengas miedo a cambiar.

GRACIAS.