Una sesión informativa de la mediación: voluntaria, no obligatoria en los divorcios

MADRID, 14 de ABRIL de 2014 – LAWYERPRESS
Por José Antonio Veiga, Mediador Familiar Junta Castilla y León Director Académico Postgrado Mediación Familiar Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Mucho se ha escrito y se escribirá al respecto. Es cierto que el primer principio que indicamos a las partes cuando deciden acudir a mediación es que vienen voluntariamente, y que de no ser así no dará comienzo el proceso de mediación.
Una sesión informativa donde les indicas los principios fundamentales de la mediación, donde les indicas las normas del “juego” de la mediación, y donde no debemos comenzar ya con el famoso “cuéntame” que tanto deseamos partes y mediador. Donde individual o conjuntamente se les explica el proceso. Sus derechos sus deberes, y los del mediador, donde resolveremos las dudas que tienen ante algo desconocido para la mayoría.
Una sesión muy importante porque el mediador debe “ganarse” a las partes para hacerlas participes del esfuerzo que va a supone empezar un proceso de mediación pero con la gran ventaja que serán ellos quienes decidan sobre la solución a su conflicto, y no lo dejan en manos de una tercera persona que desconoce la mayoría de los condicionantes que les ha llevado a esa situación, ellos deben ser los protagonistas de su propio proceso.
Hacerles ver que el desgaste emocional va a ser mucho menor que en una sala judicial, con miras a un futuro cercano, basándonos en la responsabilidad e implicación de las partes .
La mediación no es fácil, no es un camino de rosas, al contrario estará lleno de piedras que con la ayuda del mediador irán esquivando y quitando del camino.
¿Qué daño puede hacer al proceso de mediación una sesión informativa antes de cualquier proceso judicial?. Qué mejor que aclarar el proceso, quitarles los miedos, hacerles sentir verdaderas partes de su decisión de solucionar el conflicto.
No olvidemos que debemos defender un proceso de mediación totalmente flexible, no le encasillemos en etapas rígidas, dejemos que la verdadera riqueza de la mediación salga y aflore y que las partes decidan donde, como, cuando y delante de quien desean llegar a unos acuerdos que serán únicamente suyos.

Y en una sesión obligatoria del proceso de mediación, ¿vulneramos alguno de los principios?, claro siempre que la sesión sea informativa de los principios, deberes, derechos de las partes y del mediador y no se convierta en un sesión informativa rápida y que empiecen a contar…
Nos equivocamos si pensamos que la mediación va a descongestionar los juzgados, que la mediación va a ser la panacea para todos los conflictos, y encima va a suponer un ahorro de dinero a las partes, ahorro emocional sin dudarlo.
No hablo de sesiones “impuestas” por un Juez, donde la voluntariedad deja mucho que desear, y acuden “libremente” aconsejados por el Juez; hablo de sesiones voluntarios informativas antes de iniciar un proceso judicial.
La buena nueva no es que me han convertido, no, primero porque eso no ha sucedido y segundo porque además eso no merecería siquiera ser noticia. La noticia es que la obligatoriedad es una posibilidad ya contemplada en Ley de Mediación 5/2012.
Y por supuesto nunca diré mediación obligatoria, porque eso si sería un fracaso seguro.
No sería mucho más sencillo que las autoridades se implicaran de una vez en serio y difundieran la mediación como se merece, no parcheando con pequeñas campañas, cuando las hay, que no llegan al ciudadano.
Mientras no creemos la necesidad de que el ciudadano use la mediación no vamos a conseguir nada, primero crear la necesidad dándoles a conocer el proceso; hagan la prueba pregunten a su alrededor que es la mediación y quitados todos los que ahora están inmersos en curso de formación de todo tipo, muy poca gente sabe realmente lo que es la mediación.
Y también debemos cambiar la expresión, dejemos de hablar de mediación, y empecemos a decir, Métodos de resolución de conflictos, sea el que sea.
Los cambios no se hacen en un abrir y cerrar de ojos, pero demos los pasos correctos. Empecemos a difundir la mediación desde la voluntariedad de conocerla y luego que opinen a favor o en contra.
Y ya lo último es quien debe acudir a la sesión informativa, las partes solas o acompañadas por sus abogados. Habrá opiniones de todo tipo, y claro que entiendo aquellos que defienden que los abogados deben acudir a esta sesión, pero también me crea dudas si su presencia no condicionará a las partes, un gesto, una mirada, o incluso una pérdida de un cliente… El debate queda abierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s