Dejemos de frivolizar con la mediación.

Dejemos de frivolizar con la mediación, y hagamos las cosas serias. Y quien haya venido por oportunismo que elija otro sector, que esas empresas que solo vienen a sacar beneficios y dejan esto como un desierto, miren bien el daño que están haciendo, lo mismo que hicieron en otros ámbitos.

Paseamos a cracks, nacionales e internacionales, de la resolución de conflictos, con el único objetivo de que pasen por caja los mediadores, que en algunos casos han tenido que hacer grandes esfuerzos económicos para capacitarse, mediadores que están obligados a seguir formándose y aunque todo parece que vale, no todo debería valer, y luego resulta que esas empresas no están acreditadas en el Ministerio para poder volcar los datos como formación permanente.

Queremos aplicar los métodos y escuelas de otros países, y nos comparamos con ellos, olvidando que nosotros, nuestro carácter y cultura nada tiene que ver con ellos. Reconozcamos quienes somos, cojamos lo bueno que nos aporten y seamos lo suficientemente listos e inteligentes de aplicarlo a nuestra forma de ser y hacer.

Y cambiando de tema, ¿cuándo vamos a sensibilizar al ciudadano?, ¿seguiremos esperando en nuestros sillones a qué entren clientes por el hecho de ver una placa en la puerta o nos anunciemos en las redes?

Es muy fácil decir que las instituciones, léase Ministerio y políticos, deben moverse, y claro que deben hacerlo, pero ¿y nosotros? seguiremos en debates sobre días de la mediación, comidas de mediadores, jornadas de mediadores, cafés mediadores, sellos de calidad, ya solo nos falta buscar un Santo para la mediación, y ya tengo noticias que en alguna provincia lo tienen… sin que seamos capaces de romper la barrera y salir a crear la necesidad al ciudadano, que es quien debe venir a nuestros despachos.

Tenemos un producto espectacular y no sabemos venderlo. Le tenemos almacenado y no lo sacamos a los clientes.

Todo depende por lo que cada uno haya venido a la mediación, todas las opciones son muy respetables, desde aquellos que viene por si viene mal dadas en mi profesión, porque esta es una modalidad donde cubro conflictos mal cerrados en mi vida personal, donde veo que la gente me escucha, donde todos necesitaríamos mediación, donde viajar por España es enriquecedor, incluso aprendo… Hasta aquellos que llegan por convencimiento personal y profesional, porque creen en esto, están enamorados de la mediación, con lo bueno y lo malo que tiene.

Consideradlo una reflexión en voz alta, de un tema que me rondaba por la cabeza. Puedes estar o no de acuerdo, el objetivo era simplemente reflexionar sobre una realidad palpable.

Y no trato de ofender a nadie, solo que pensemos si es así o no.

Un saludo

José Antonio Veiga