Aprender y desaprender en mediación.

Habitualmente pensamos que podemos hacer las cosas de la misma manera y que no hay otras de poder hacer lo mismo. Se nos olvida que podemos y debemos explorar más posibilidades, que existen otras muchas para transformar la idea que tenemos de hacer las cosas.Es el famoso y explotado proceso de enseñanza- aprendizaje.

Aprender a desaprender es difícil y consiste en dejar de hacer lo mismo de la misma manera para obtener los mismos resultados. Deberíamos tratar de encontrar otros caminos que no lleven al objetivo final, dejando nuestras limitaciones aparcadas y experimentar otras diferentes.
Nada más nacer ya comenzamos nuestro aprendizaje, respiramos, comemos, nos movemos, nadie nos enseña a respirar, nadie da el botón del corazón para ponerlo en marcha, y desde ese momento, cada segundo de nuestra vida es un aprender continuo, no olvidemos que el ambiente, la familia y la sociedad nos incitaran a cambiar nuevas ideas, actitudes, incluso nuestra manera de pensar.

Aplicándolo a la mediación, el concepto de desaprender es reconocer todo lo que no ha dado resultado, todo aquello que me ha llevado a llegar a ese punto álgido del conflicto y que es momento de dejar lo aprendido e intentar algo diferente. Es probar nuevas concepciones de mentalidades, solicitar la información de otra manera, reconocer las necesidades del otro, intentar ver el conflicto desde un prisma diferente y positivo.

Cambiar estas creencias no es nada fácil, pero lo sabemos, sobre todo cuando defendemos que son las únicas que existen, cuando pensamos que para resolver un conflicto solo cabe las salas judiciales, cuando no damos alternativas a aprender y probar cosas nuevas.
En muchos casos desaprender no sólo es necesario y útil, también debe ser comprensible, porque probar nuevas formas de resolver un conflicto y llegar a acuerdos es algo inusual.

El desaprender también significa aprender y reaprender.

Es muy difícil aprender algo nuevo cuando se hacen las cosas solos y pretendiendo que sean perfectas desde la primera vez. Es más fácil aprender algo nuevo, cuando podemos equivocarnos. Es difícil aprender algo nuevo, cuando pretendemos saberlo todo a la primera en tiempos de cambios y evoluciones constantes y queremos ver resultados desde la primera vez, y si encima nos sentimos evaluados…

Otro paso seria analizar nuestra manera de pensar y todos los pensamientos que salen de nuestro cerebro, para comprender una situación, un conflictos, para entender las necesidades de la otra parte. Nos cuesta cambiar la forma de percibir que un problema tiene dos caras,no estamos preparados para escuchar todo aquello que la otra parte dice. Esto implica que tenemos que desarrollar nuevas estrategias para actuar y lograr un resultado diferente al habitual. Es decir desaprender para aprender.

Cada parte debe encontrar su trozo de culpa en el conflicto, debe valorar y redescubrir su potencial y el de la otra parte dejando atrás todas las convicciones que le hacen daño. Debe intentar pensar que hasta ahora no han encontrado una solución al conflicto, que no sean los reproches, las discusiones o las salas de un juzgado, que deben intentar dar opción a una manera diferente, ni mejor ni peor, sino diferente.

Un día leí esta frase y me gusto: “El día tiene 24 horas y eso no se puede cambiar. Lo que sí podemos mejorar es cómo invertir el tiempo, desarrollar la energía y aplicar el conocimiento”.

GRACIAS por existir.

Un comentario en “Aprender y desaprender en mediación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s